Tira una piedra en un lago y mira como la onda viaja siempre
hacía afuera en un circulo ampliándose.
Pensamientos y actos son como piedras tiradas en el agua quieta.